Autor del artículo original: Pedro Manonelles Marqueta[i]

Director de Archivos de Medicina del Deporte. Presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte.

Resumen del artículo: Marcos Seijo

_________________________________________________________________________________

Pedro Manonelles Marqueta indica que la realización de reconocimientos para la aptitud deportiva con un contenido suficientemente amplio para poder efectuar un estudio de las condiciones de salud del deportista forma parte del trabajo de la Medicina del Deporte, pero este autor afirma que en la mayor parte de los casos, el objetivo exclusivo del reconocimiento médico deportivo es la detección de enfermedades susceptibles de provocar muerte súbita en el deportista y que los trabajos muestran una polarización en dos alternativas contrapuestas respecto a la incorporación o no del electrocardiograma (ECG) en el reconocimiento médico para la aptitud deportiva.

La American Heart Association (AHA) y, como consecuencia, la mayor parte de los autores norteamericanos propugnan una forma de reconocimiento que incluye tres apartados:

  • La valoración de los antecedentes personales.
  • Los antecedentes familiares.
  • Una exploración física limitada (auscultación cardiaca, exploración de pulso femoral para descartar coartación aórtica, búsqueda de estigmas del síndrome de Marfan y determinación de la tensión arterial).

En ningún momento se  incluye el ECG.

La AHA reconoce la utilidad del ECG, pero argumenta su negativa a incluirlo en sus recomendaciones en tres puntos:

  • La carencia de recursos humanos suficientes para su implementación.
  • El elevado coste de un reconocimiento médico deportivo preparticipativo al incluir un ECG de reposo de 12 derivaciones.
  • En virtud de la ley norteamericana, cada profesional decide los contenidos del reconocimiento médico deportivo, que no incluyen el ECG ya que no está recomendado por sus sociedades científicas. Por el contrario, en Europa el ECG se considera un elemento indispensable de dicho reconocimiento.

La AHA considera que no es prudente ni práctico recomendar rutinariamente el uso del ECG en sus deportistas, aunque afirma que la historia clínica estándar, la exploración reducida y el ECG pueden mejorar la efectividad diagnóstica del reconocimiento.

Manonelles en el artículo citado nos dice: “la European Society of Cardiology, los autores italianos y, con ellos, los europeos, defienden la inclusión del ECG como parte inexcusable del  reconocimiento médico deportivo. El ECG ha demostrado su utilidad en el diagnóstico de diversas patologías cardiacas, especialmente en jóvenes, en quienes, la realización del ECG se ha considerado como esencial. También se ha demostrado su utilidad en la reducción de la incidencia de muerte súbita por miocardiopatía hipertrófica y por otras cardiopatías congénitas en deportistas”.

Las sociedades científicas españolas, Sociedad Española de Cardiología y Federación Española de Medicina del Deporte también han recomendado la inclusión del ECG en los reconocimientos médicos deportivos.

Debemos tener presente que los reconocimientos medicos deportivos constituyen una herramienta indispensable en el control de la salud integral del deportista y por ello, en España no sólo están indicados para la detección de patología cardiovascular. Por esta razón dichos reconocimientos se compone de las siguientes partes:

  • Historia clínica completa.
  • Exploración cardiovascular con ECG.
  • Exploración del aparato locomotor.
  • Valoración antropométrica.
  • Valoración de la respuesta al esfuerzo.

Por último, Manonelles nos dice: “los reconocimientos medicos deportivos deben ser realizados por médicos cualificados y, desde el punto de vista cardiológico, es absolutamente indispensable incluir el ECG de reposo entre sus contenidos”.


[i] Pedro Manonelles Marqueta. “Reconocimientos mádicos para la aptitud deportiva: ¿Qué es lo que tiene que decir el especialista en medicina de la Educación Física y el deporte?” Archivos de medicina del deporte, 2009, vol XXVI, nº 134, p. 418-420

 

Deja un comentario